Cero es mucho

El Zero Waste no lo hemos inventado nosotros. Se trata de una iniciativa global que aspira a promover un cambio de mentalidad. Replantear el concepto de basura para transformar en vez de desperdiciar.

Pero ojo, no significa que haya necesariamente cero residuos. Lo que pretendemos es avanzar, paso a paso, hacia una economía circular en la que todo residuo pueda ser transformado en materia prima. Y esto se consigue con soluciones prácticas, incorporando pequeños hábitos que nos ayuden a minimizar nuestro impacto en el entorno.

Ser Zero Waste es limpiar con vinagre y agua, usar recipientes de vidrio para las sobras o guardar los alimentos en bolsas de tela. Te sale rentable a ti, pero sobre todo al planeta.